Seborrea en lomitos
Skypets Crematorio

Skypets Crematorio

El mejor crematorio de mascotas en Nuevo León.

Seborrea en lomitos

La seborrea es una enfermedad muy común que afecta el cuero cabelludo de los lomitos, en especial las zonas de el torso, las patas y la cara. Con la seborrea las glándulas sebáceas de la piel producen una gran cantidad de sebo, causándoles, al mismo tiempo, escamas, costras y exceso de grasa.

A pesar de ser muy común, si la seborrea no se trata a tiempo, puede conducir a infecciones secundarias de la piel. A menudo nuestros amigos peludos huelen mal debido a la acumulación de grasa y aceite en su pelaje. Adicionalmente, esta condición puede hacer que el animal se rasque demasiado en las zonas afectadas causando hemorragias y otros daños en la dermis.

Con frecuencia puede considerarse secundaria. Es decir, que viene provocada por otra enfermedad y es una de las manifestaciones que indica que nuestro amigo puede estar presentando un problema más grave. Estas enfermedades primarias podrían ser:

  • Alergias
  • Hongos
  • Trastornos endocrinos
  • Cáncer de piel
  • Dietas pobres en nutrientes
  • Trastornos metabólicos
  • Enfermedades pancreáticas
  • Parásitos
  • Enfermedades autoinmunes

Por otro lado, la del tipo primaria se considera como una enfermedad hereditaria, en la que existen ciertas razas predispuestas a su presencia como: labrador retriever, goldenretriever, cockerspaniel, bassethound, pastor alemán, westhighlandwhite terrier, shar-pei, entre otros. Por lo general este tipo de seborrea es una condición que afecta a los lomitos antes de que lleguen a los 2 años de edad.

Existen dos tipos de seborrea que tienen que ver con la evolución de la condición de la piel del lomito:

 

La seborrea canina seca es la forma escamosa, que se gesta durante las etapas iniciales, cuando el exceso de queratina se acumula sobre la piel. Este tipo de seborrea es apreciable, pero no causa síntomas clínicos importantes.

La seborrea oleosa canina es el tipo de enfermedad grasienta o aceitosa, que se caracteriza por el exceso de grasa y falta de brillo en el pelaje. En esta etapa, los síntomas que se presentan son más obvios e incomodos: pelos grasientos unido a piel seca y escamosa, irritación y necesidad de rascado. Cuando la enfermedad está muy avanzada puede invitar a que se produzcan infecciones de la piel y los oídos internos, alopecia, fiebre, pérdida de condición física y del apetito y la depresión por el ataque al sistema inmune. Es importante tener en consideración que la mayoría de los casos registrados de seborrea en lomitos, presentan una forma combinada de los dos tipos de la enfermedad.

El diagnóstico de seborrea hereditaria o primaria se realiza solo cuando las otras causas han sido descartadas. Si se trata de una seborrea secundaria es clave diagnosticar la causa base del problema de manera tal que nuestroamigo se recupere lo más pronto posible.

Ahora bien, para que la seborrea se pueda diagnosticar de forma precisa y correcta, sabiendo cuales son las causas reales de la enfermedad, es necesario acudir al veterinario para que este realice estudios específicos de la piel, un examen físico, raspados de la piel para identificar parásitos, cultivos de hongos, análisis de sangre y examen de heces. Es posible que el especialista requiera de una biopsia de la piel si lo considera necesario.

Antes de iniciar cualquier tratamiento es importante saber qué tipo de seborrea queremos tratar. Cuando la enfermedad se encuentra todavía en su etapa inicial y la piel del lomito no presenta heridas causadas por la comezón, el tratamiento suele ser indoloro y sencillo. La duración aproximada es de un mes y se basa en su mayoría en bañar al lomito, una vez por semana, con agua fría y jabón antiseborreico, haciendo énfasis en las zonas más problemáticas. Los baños podrían acompañarse de la toma de suplementos vitamínicos. Si la seborrea es oleosa, habrá que aplicar peróxido de benzoilo o sulfuro de selenio.

Si la seborrea es del tipo hereditaria, es incurable pero totalmente tratable. Bajo un buen tratamiento y una constante supervisión veterinaria, la seborrea se puede mantener bajo control y lograr que el lomito continúe llevando una vida normal. Para la forma hereditaria es bueno darle baños semanales con ácido salicílico y azufre y administrarle medicamentos por vía oral, como por ejemplo retinoides. Cuando un lomito padece de seborrea (cualquier tipo) es muy positivo agregarle a su dieta alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 como por ejemplo el aceite de salmón.

COMPARTIR

Déjanos un comentario, con gusto responderemos.

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?