El cerdo vietnamita como mascota
Skypets Crematorio

Skypets Crematorio

El mejor crematorio de mascotas en Nuevo León.

El cerdo vietnamita como mascota

Si has pensado tener a un cerdo vietnamita es muy importante que conozcas los cuidados que necesita esta adorable e inteligente mascota. Y es que no todos somos candidatos aptos para tenerlo en nuestro hogar, ya sea por los costos económicos, las necesidades de espacio o bien saber cómo debemos educarlo.

Al igual que otra mascota, el cerdo vietnamita necesita un espacio personal para dormir y descansar cuando le apetezca. Dependiendo de tu casa te ofrecemos dos posibilidades:

Alójalo en una habitación. Esta debe ser de tamaño pequeño y con un suelo no resbaladizo que sea fácil de limpiar y mantener.

Si cuentas con espacio en el exterior puedes crearle un corral, eso sí, siempre resguardado del frío. Esta opción es muy buena ya que si en algún momento tienes que dejarlo en una residencia para mascotas estará más acostumbrado a permanecer en un recinto cerrado.

En su hogar, el cerdo debe disponer de un espacio seguro donde no pueda hacerse daño ni correr peligro alguno royendo cables o ingiriendo algún objeto.

Proporciónale una cama cómoda y confortable para dormir, puedes comprar una cama normal y corriente para perro o elaborar tú mismo una a partir de un colchón. Todas las opciones son válidas para hacer feliz a tu cerdo vietnamita.

En su juventud el cerdo vietnamita se desplaza sin problema por escaleras y entornos distintos, al crecer y aumentar de peso la realidad es distinta y realizar estas acciones le va a costar trabajo. Por ese motivo en tu hogar es importante que cuentes con rampas para facilitarle el paso, así como puertas de entrada y salida del hogar para cuando necesite defecar.

Es importante que prevengas una situación de riesgo y para ello deberás esconder cables, objetos peligrosos, objetos puntiagudos, tapar basurasy vigilar el acceso a la despensa de tu casa. Toda medida es poca para este voraz e inteligente mamífero.

Aunque no te hayas dado cuenta, en el mercado existen alimentos específicos para el cerdo vietnamita y es que este mamífero no debe consumir bajo ningún concepto comida para perros o gatos.

Búscale una zona específica para comer como puede ser una terraza o un patio y utiliza comederos grandes y profundos para que no tenga dificultades para comer.

Además del alimento especial puedes ofrecerle lechuga, lombrices, repollo, apio, zanahorias, o pastos verdes. Eso sí, siempre moderando las cantidades para no fomentar la obesidad. También puedes darle, aunque de manera moderada, frutas, maíz, papas y similares, tomates o espinacas. Nunca le des de comer chocolate, azúcar en general y alcohol.

Al igual que un gato el cerdo vietnamita puede aprender a orinar y defecar en una caja de arena. No es tarea sencilla, aunque se puede enseñar tanto a ejemplares adultos como a jóvenes y es que es muy inteligente. El proceso es el mismo que aplicaríamos con un perro, intentando siempre utilizar el refuerzo positivo mediante halagos y snacks.

El cerdo vietnamita necesita realizar ejercicio de forma diaria para prevenir la obesidad, eso sí, adaptado a su fisonomía y respetando pausas durante este. Para pasar un rato divertido con tu mascota te sugerimos llenar una piscina para niños de agua y permitir que se moje y se lo pase bien. Además, es una fantástica forma de prevenir las quemaduras en verano.

También puedes practicar otro tipo de juego con él ya sea perseguir una pelota, corretear por el jardín o aprender trucos nuevos. Todo el tiempo que le dediques a tu mascota servirá para mejorar su relación.

Como ya lo habíamos mencionado, es un animal muy inteligente que necesita respetar unas normas básicas de convivencia, aplicar estas normas correctamente permitirá una convivencia harmoniosa entre todos los miembros.

Al igual que los perros, los cerdos se organizan en manada y siempre respetan las decisiones de su líder, en este caso debes ser tú. Es muy importante que le enseñes a relacionarse con mascotas, personas y desconocidos correctamente para evitar futuros conflictos, así como a respetar ciertas zonas de tu hogar como pueden ser la basura o la despensa.

Nunca pegues o maltrates a tu cerdo si se porta mal y es que se ha demostrado que la mejor opción y la que consigue mejores resultados es el refuerzo positivo mediante las recompensas de comida como pueden ser pequeños trozos de queso o uvas.

El cerdo vietnamita también disfruta del paseo o de una excursión al campo. Así que consigue un arnés que encaje con su talla y ¡sal a disfrutar!

Recuerda que es muy importante que tenga su propio espacio habilitado en el coche, al igual que lo tendría un perro, siempre de forma segura.

Es muy importante la castración del cerdo vietnamita, ya que previenes el cáncer, la mastitis, los problemas derivados del celo y actitudes dominantes y territoriales.

No abandones a tu cerdo vietnamita si crece más de lo que te esperas. Muchos criadores no dudan en mezclar razas distintas que dan como resultado, ejemplares que pesan más de 100 kg. Por ese motivo, te aconsejamos hacer un estudio de posibles circunstancias que pueden sucederte antes de adoptar a un cerdo, especialmente si vives en la ciudad, un sitio nada adecuado para ellos.

Adoptar a un animal es una gran responsabilidad que requiere visitas al veterinario, la implantación del chip, los costos alimentarios y situaciones imprevistas, plantéate de verdad si es este el animal que quieres como mascota.

COMPARTIR

Déjanos un comentario, con gusto responderemos.

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?